Mi comentario

Es mi punto de vista,... igual, parecido o distinto a los demás, es así como expresándolo nos damos a conocer, accediendo a la opinión de los demás, pudiendo llegar a decir, a veces,... no estoy de acuerdo, o,... sí tienes razón.

ME GUSTA LO SIMPLE: UN ABRAZO, UN GRACIAS, UN "CÚIDATE"



Me considero una fiel admiradora de las personas sencillas, porque para mí, son las más hermosas, esas que se dejan guiar por el sentido común, por su intuición y por ese corazón que no sabe de artificios.
Resulta curioso a la vez que inspirador saber que en la actualidad, tanto los enfoques de desarrollo personal como en el campo de las grandes organizaciones, se ha puesto de moda “rescatar” el valor de lo simple. De hecho, muchos expertos en marketing y publicidad tienen un lema que casi nunca falla “hágalo simple y algo ocurrirá”.
Me gusta el olor de la gente sencilla, es la fragancia del respeto, de un “buenos días” con una gran sonrisa, de un “cuídate” con inmensa sinceridad…No hay falsedad en sus hermosas miradas ni aún menos en sus almas.
Decía Antonio Machado “que es propio de los hombres de cabezas pequeñas embestir contra todo aquello que no les cabe en la cabeza”. Es sin duda un buen ejemplo para describir a este tipo de personalidades para las cuales las cosas sencillas no tienen sentido. Confunden lo simple con “lo simplista”. Ahora bien, la simplicidad no tiene nada que ver con lo ingenuo ni aún menos con lo necio.
En realidad, este concepto encierra un gran poder del que casi no somos conscientes.
El poder de lo simple, el poder de las emociones y la inteligencia.
Recordemos por un momento uno de los anuncios con mayor impacto de la televisión. Estábamos en el 2001 y la casa BMW rompió moldes con el spot “Me gusta conducir”. En él, se dejó a un lado las características físicas del producto y su tecnología para hablar en exclusiva de la sensación que nos produce conducir.
Bastaba una mano. Una mano que salía por la ventanilla, que volaba y fluía mientras se apelaba a esa universalidad de emociones y sentimientos que todos hemos experimentado alguna vez con este mismo acto, tan habitual en la infancia. No hacía falta ver el automóvil, la impronta ya estaba creada de forma magistral.
Es ahí donde se inscribe a modo de ejemplo, el poder de lo simple. No obstante este anuncio fue en sí mismo todo un acto de valentía por parte de la agencia (SCPF) y de sus directores creativos. A ellos, como a cualquier otra persona que desea apelar al valor de lo sencillo, de lo elemental y al poder de las emociones, se le suele reprochar lo siguiente:
Quien practica el valor de lo simple es un “simplista”, alguien que no se esfuerza en mostrar algo más profundo, más sofisticado y elaborado.
Si eres simple todos serán igual que tú, no podrás destacar. En el caso de este anuncio, lo que algunos pueden llegar a pensar es que es tan “simple y tan poca cosa que cualquiera lo hubiera hecho igual”.

Ahora bien, en realidad, cuando uno busca la simplicidad debe ponerse al lado de los mejores pensadores del mundo. Porque como dijo Winston Churchill “de las complejidades intensas salen las sencilleces más hermosas”.
La belleza de la sencillez en los actos cotidianos.
A menudo, suele decirse que la vida es como una telaraña. Nuestras líneas se entremezclan en ángulos raros, tomamos caminos erróneos, nuestros esfuerzos no se corresponden con lo logrado y, al final, quedamos adheridos a estas realidades temiblemente complejas y desalentadoras.
La falta de sencillez lo arruina todo.
-Miguel de Unamuno-
Por qué nos cuesta tanto entonces deleitarnos con la sencillez de los actos cotidianos?? Por qué se nos complica tanto la vida??... En cierto modo, tiene mucho que ver con lo que indicábamos hace un momento. El alma simple y la mirada humilde son dimensiones que no encajan demasiado bien en una sociedad que asocia lo complejo a lo eficaz, y en consecuencia, a la felicidad.
Nos venden computadores con muchos programas, teléfonos móviles con infinitas aplicaciones, las tiendas nos ofrecen innumerables tipos de tratamientos para el cabello, y cada día nos recuerdan aquello de que es bueno tener muchos estudios, muchos títulos, muchos amigos… La complejidad se asocia a esa idea de dorada felicidad que en realidad, no siempre se cumple.
Algo que deberíamos tener muy en cuenta es que las cosas grandes ocurren cuando se hacen bien las pequeñas, y para ello, nada mejor que practicar el arte de la sencillez en nuestros actos cotidianos.
Avanzar en calma, siendo conscientes de lo que nos envuelve y haciendo uso del sentido común y la intuición son sin duda las mejores estrategias para deshacer cada nudo de nuestras complejidades vitales. Debemos confiar un poco más en nuestro instinto y ser receptivos a la voz del corazón. 
En ocasiones, dejamos ir gran parte de nuestra “cuota de vida” inmersos en esfuerzos infructuosos que nos separan por completo de aquello que de verdad deseamos. Así pues, recuerda que la complejidad no debe admirarse, debe evitarse, porque el arte de saber qué cosas debemos pasar por alto será el único camino que nos permitirá hallar aquello que de verdad merecemos.
A saber: el amor, la libertad, la integridad y la realización personal.

VÍDEOS PARA EDUCAR EN EMOCIONES



Educar la inteligencia emocional de nuestros niños es una tarea necesaria y esencial para que crezcan sanos y fuertes. Si bien la educación en emociones debe trabajarse durante toda la vida, lo cierto es que en la infancia debemos fortalecerla especialmente, ya que esto favorecerá la adquisición y el desarrollo del resto de aprendizajes vitales.
Así, el objetivo principal es conseguir que nuestros niños sientan placer al sentir y demostrar sus propias emociones. A su vez, lograremos cimentar la base de una actitud empática que desarrolle el resto de valores y la identidad emocional.
En la imagen siguiente, elaborada por la Escuela de Superpadres, os acercamos algunos consejos que os pueden ser de ayuda para gestionar las emociones de manera positiva.




“Nos enseñaron desde niños cómo se forma un cuerpo, sus órganos, sus huesos, sus funciones, sus sitios, pero nunca supimos de qué estaba hecha el alma.”
-Mario Benedetti-



Para realizar esta labor, una manera sencilla, directa y cercana de educar en emociones es a través de los cuentos. Las historietas, los dibujos y los vídeos pretenden facilitar un diálogo que nuestros niños y niñas pueden comprender muy bien.
Además, ya que un cuento es una forma más de juego, la interacción con ellos educando en valores y emociones es mucho más cómoda para el adulto, ya que el peso de la actuación recae en el atractivo guión que el relato tiene para el niño.
Así, a continuación os exponemos una pequeña de recopilación de videocuentos que nos ayudarán a trabajar las emociones con nuestros niños:
De 0 a 6 años
1. El pez arcoiris
Arcoiris es un pez muy hermoso, el más hermoso del océano. Sin embargo, se siente muy solo y muy triste. ¿Por qué los demás no quieren jugar con él? Con este cuento enseñaremos el valor de la humildad y la importancia de compartir.


2. Cuando estoy enfadado
Los niños necesitan comprender que el enfado no es malo en sí mismo, sino que lo malo es hacer daño a los demás con su enfado. Por eso, con este bonito cuento de Beatriz Moreno, enseñaremos a nuestros niños a gestionar su enfado. 


3. Paula y su pelo multicolor
Con este bonito cuento de Carmen Parets podremos trabajar la gestión de emociones como la alegría, la tristeza, el miedo o el enfado. Además, aquí tenemos posibilidad de acceder a actividades adicionales  gratuitas para trabajar con nuestros niños. Encuéntralas en su página de Facebook: Paulaysupelomulticolor.


De 6 a 12 años.
4. Un beso antes de desayunar
Con este cuento enseñaremos a nuestros niños el valor de los buenos sentimientos, de la ternura, de las buenas acciones y del cariño.


5. La flor más grande del mundo
Este relato de José Saramago nos ayuda a trabaja los conceptos de Solidaridad y de Belleza. En un mundo en el que prevalece el egoísmo, la falta de solidaridad y de amor a la vida, este cuento destaca valores esenciales que se consiguen invitando al niño a viajar en su interior, dándole un sentido a su vida y ofreciéndole la posibilidad de reencontrarse a sí mismo en su infancia.


6. El monstruo de los colores
Ayúdales a conocer sus emociones con este es el vídeo del cuento “El monstruo de colores” de Anna Llenas.


De 12 a 18 años
7. Palabras en el aire
El cuento palabras en el aire Sylvain Vincendeau nos ayuda a educar el valor de aceptar y expresar nuestros sentimientos y emociones.


8. ¿Qué somos capaces de hacer por amor?
Este corto fue ganador de un Óscar en 2009. Con él podremos trabajar el amor y la incondicionalidad, valores y emociones que es importante cultivar.


9. Abrazos
En el corazón de Sudáfrica, Nandi y su hija Mbali viven solas y trabajan muy duro en los campos. Un día, su rutina se verá interrumpida por algo que les cambiará la vida para siempre… Basado en el cuento popular africano “El árbol Umdoni”, este vídeocuento nos ayudará a trabajar la compasión, el amor, el esfuerzo y la entrega como valores indispensables en nuestra vida. 


CUENTOS PARA EDUCAR NIÑOS FELICES


Toda persona que desde la bondad es consciente de la responsabilidad que tiene sobre la educación de los pequeños quiere conseguir educar niños felices. Sin embargo, no siempre sabemos de qué herramientas podemos disponer para conseguir. Cerca de nosotros está una de las más importantes: los cuentos para educar.
En este sentido podemos encontrar en los cuentos potentes aliados para garantizar una buena educación emocional. Además de que a los niños les encantan, ponemos palabras e imágenes a las enseñanzas positivas que queremos inculcar en nuestros pequeños.
Si bien tenemos muchísimas posibilidades, en este artículo principalmente os vamos a escribir sobre la selección de “Cuentos para educar niños felices” que ha realizado una autora de la talla de Begoña Ibarrola y el maravilloso ilustrador Jesús Gabán Bravo con su colección “Cuentos para sentir”.
Hay multitud de cuentos para educar niños felices que serán nuestros grandes aliados para llenar de positivismo a los más pequeños de la casa.
 Claves principales para educar niños felices
En el libro “Cuentos para educar niños felices” de la editorial SM, la psicóloga Begoña Ibarrola plantea que hay 10 puntos fundamentales en una educación responsable y enriquecedora. Obviamente a estos puntos podríamos añadirles muchos otros, pues en lo que respecta a la educación hay una inmensidad de aspectos a considerar.
Pues bien, esta conocida autora articula este libro en base a estas 10 claves.
1. La base de toda educación es el amor incondicional
Como ya hemos comentado en otras ocasiones, ningún niño debe creer que el amor tiene condiciones o que se le querrá más o menos por lo que hace o deja de hacer. Para demostrarles amor incondicional hace falta compartir con ellos tiempo y experiencias. Es primordial escucharles, demostrarles cariño, jugar con ellos, etc.
2. Desarrollar su autoestima
Debemos hacerles ver que son únicos y especiales, no compararles y hacerles sentir que nos sentimos orgullosos de ellos.
Las bases de la autoestima se asientan en la infancia
3. Impulsar su autonomía
Este punto está muy relacionado con el anterior, debemos permitir y promover que nuestros niños hagan cada vez más cosas solos.
4. Desarrollar la confianza en sí mismo
Si les enseñamos a aceptar sus errores con naturalidad, lograremos que sepan manejar la frustración para hacer de ella un punto a favor de la superación. Del mismo modo cimentaremos un diálogo interno saludable.
5. Valorar el esfuerzo y la constancia
Es importante que desde la más tierna infancia entiendan la importancia de valorar el esfuerzo siempre, aunque no consigan lo que perseguían. Esta es la base de la satisfacción personal y del éxito interior, el cual no depende del exterior.
Motivar y utilizar el refuerzo positivo será imprescindible para no desmoralizar a los niños
6. Educar con honestidad y sinceridad
Si favorecemos un clima de honestidad y sinceridad, los niños prontamente comprenderán en valor de la lealtad, los buenos sentimientos y las nobles intenciones.
7. Respetar su individualidad
Muchas veces cometemos el error de generalizar y comparar, lo cual merma la capacidad de nuestros niños de expresarse tal y como son, así como mostrar sus gustos y preferencias. Respetando su individualidad garantizaremos el respeto a uno mismo y a los demás.
8. Saber poner límites y normas
La clave de una buena educación también está en el correcto marcaje de normas y límites que aporten coherencia y estabilidad a la convivencia.
9. Aportar seguridad
Los niños deben sentirse seguros y protegidos, por eso tienen que aprender a pedir ayuda cuando la necesiten y a recurrir a los demás si les es necesario.
Un niño inseguro puede desarrollar un apego ansioso o inseguro que determinará cómo serán sus relaciones en su vida adulta
10. Educar en paz y tranquilidad
Estamos juntos para ayudarnos y colaborar: esto es lo que debe favorecer un entorno saludable. Los problemas deben resolverse en un clima de serenidad que evite las tensiones y se base en el diálogo.


En la misma página de la editorial podemos leer las primeras hojas de este fantástico recopilatorio en el cual podremos deleitar a nuestros niños (y deleitarnos) con las historias del oso Óscar, el ratón Lirón, la araña Penélope, las ranas trillizas y demás personajes maravillosamente ilustrados.
La exposición de los cuentos para educar se basa en las claves que antes hemos comentado y vienen acompañados de “fichas para padres” que nos ayudan a garantizar que tanto los adultos como los pequeños entienden las enseñanzas que garantizan educar niños felices.



Otra herramienta maravillosa para apoyar o sostener la educación emocional es el“Emocionario”, un libro que se constituye desde su publicación en 2013 por la Editorial Palabras Aladas como un fabuloso diccionario de emociones que nos permitirá adentrar a nuestros niños en la comprensión de numerosas emociones y sentimientos.



También está el cuento del “Monstruo de colores”, el cual se ha hecho un lío con las emociones y no sabe qué le pasa. Los pequeños disfrutarán desentramando este pequeño embrollo guiando al monstruo con los colores. Una joya muy recomendada para nutrir las librerías de los más pequeños.

https://youtu.be/S-PTa20NNrI

Seguimos con La casa de Tomasa, un cuento que relata la historia de la casa de Tomasa, la cual es pequeña y cómoda, ideal para ella y su gato. Pero Tomasa acoge a toda la gente que llega y ¡cada vez hay menos espacio para ella y su gato! La historia les enganchará de principio a fin y seguro que quieren leerlo una y otra vez.


Mamá, ¿de qué color son los besos? es un cuento muy dulce en el que una mamá explica a su pequeño cómo los besos pueden ser de un montón de colores, según el momento del día y lo que las sensaciones que los alimenten (naranjas por la mañana, cargados de vitaminas y vitalidad, o verdes como la música, o amarillos: llenos de luz y de sol. Pero…, ¿cómo serán por las noches?).


Los adultos, seamos o no padres o maestros, tenemos en nuestras manos garantizar un crecimiento saludable y feliz entre nuestros niños. Si promovemos la educación emocional y la riqueza de información desde la infancia lograremos potenciar todas aquellas habilidades que residen dentro de ellos.

En realidad, la selección de cuentos para educar niños felices es inmensa. En este artículo os hemos acercado unos pocos pero.., ¡seguiremos recopilando y colaborando para ayudar a nuestros niños a crecer llenos de felicidad, de amor y de comprensión!
Los cuentos para educar son muy diversos y hay una gran gama que podemos escoger

UN NIÑO SANO ES ESPONTÁNEO, RUIDOSO, INQUIETO, EMOTIVO Y COLORIDO.



Un niño no nace para estar quieto, no tocar cosas, ser paciente o entretenerse a sí mismo. Un niño no nace para estar sentado, viendo la televisión o jugando con la tablet. Un niño no quiere estar callado todo el tiempo.
Ellos necesitan moverse, explorar, buscar novedades, crear aventuras y descubrir el mundo que les rodea. Ellos están aprendiendo, son esponjas, jugadores natos, buscadores de tesoros, terremotos en potencia.
Ellos son libres, almas puras que buscan volar, no quedarse a un lado, encadenarse o ponerse los grilletes. No los hagamos esclavos de la vida adulta, de las prisas y de la escasez de imaginación de sus mayores.
No los apresemos en nuestro mundo de desencanto, potenciemos su capacidad de asombro, garanticémosles una vida emocional, social y cognitiva rica en contenidos, en perfumes de flores, en expresión sensorial, en alegrías y conocimiento.
¿Qué pasa en el cerebro de un niño cuando juega?
Los beneficios que tiene el juego para los niños a todos los niveles (fisiológico-emocional, comportamental y cognitivo) no es un misterio. De hecho podemos hablar de las múltiples repercusiones interrelacionadas que tiene:
. Regula su estado de ánimo y su ansiedad.
. Favorece la atención, el aprendizaje y la memoria.
. Reduce la tensión neuronal favoreciendo la calma, el bienestar y la felicidad.
. Magnifica su motivación física, gracias a lo cual los músculos reaccionan impulsándolos a jugar.
Todo esto favorece un estado óptimo de imaginación y creatividad, ayudándoles a disfrutar de la fantasía que les rodea.
La sociedad ha ido alimentando la hiperpaternalidad o, lo que es lo mismo, la obsesión de los padres porque sus hijos alcancen unas habilidades específicas que garanticen una buena profesión en el futuro.
Se nos olvida, como sociedad y como educadores, que los niños no valen por una nota escolar y que al no cejar en nuestro empeño de priorizar los resultados estamos descuidando las habilidades para la vida.
El valor de nuestros niños es el de pequeñas personitas que necesitan que los amemos de manera independiente, no se definen por sus logros o por sus fracasos sino por ser ellos mismos, únicos por naturaleza.
Como niños no somos responsables de lo que recibimos en la infancia pero, como adultos, somos totalmente responsables de arreglarlo.
Simplificar la infancia, educar bien.
Que cada persona es única es algo que solemos decir con frecuencia, pero que realmente tenemos poco interiorizado. Esto se refleja en un hecho simple: establecemos una serie de reglas para educar a todos nuestros niños. Realmente este es un error muy extendido y que no es para nada congruente con lo que creemos tener claro (que cada persona es única).
Por lo tanto, no es de extrañar que la confluencia de nuestra creencia y nuestra acción resulte conflictiva en la crianza. Por otro lado, tal y como afirma Kim Payne, profesor y orientador estadounidense, estamos criando a nuestros niños en el exceso de, concretamente, cuatro pilares: 
. Demasiada información.
. Demasiadas cosas.
. Demasiadas opciones.
. Demasiada velocidad.
Estamos impidiéndoles explorar, reflexionar o liberarse de las tensiones que acompañan a la vida cotidiana. Estamos atiborrándolos de tecnología, de juguetes y de actividades escolares y extraescolares, estamos distorsionando la infancia y, lo que es más grave, estamos impidiéndoles jugar y desarrollarse.
En la actualidad, los niños pasan menos tiempo al aire libre que la gente que se encuentra en prisión. ¿Por qué? Porque los mantenemos “entretenidos y ocupados” en otras actividades que creemos más necesarias, intentando que se mantengan impolutos y no se manchen de barro.
Por qué cambiar
Todo lo anterior es intolerable y, ante todo, extremadamente preocupante. Analicemos algunas razones de por qué debemos cambiar esto…
. El exceso de higiene aumenta la posibilidad de que los niños desarrollen alergias, tal y como demostró un estudio del hospital de Gotemburgo, en Suecia.
. No permitirles disfrutar al aire libre es una tortura que encarcela su potencial creativo y de desarrollo.
. Mantenerlos pegados a la pantalla del móvil, de la tablet, del ordenador o de la televisión es altamente perjudicial a nivel fisiológico, emocional, cognitivo y comportamental.
Podríamos seguir, pero realmente llegados a este punto creo que la mayor parte de nosotros ha encontrado ya que hay innumerables razones que justifican que estamos destruyendo la magia de la infancia. El educador Francesco Tonucci, afirma:
“La experiencia de los niños debería ser el alimento de la escuela: su vida, sus sorpresas y sus descubrimientos. Mi maestro siempre nos hacía vaciar los bolsillos en clase, porque estaban llenos de testigos del mundo exterior: bichos, cuerdas, cromos, boliches… Pues hoy deberíamos hacer lo contrario, pedirle a los niños que muestren lo que llevan en los bolsillos. De esta forma la escuela se abriría a la vida, recibiendo a los niños con sus conocimientos y trabajando alrededor de ellos”.
Esta, sin duda, es una manera mucho más sana de trabajar con ellos, de educarles y de garantizar su éxito. Si en algún momento se nos olvida esto debemos mantener muy presente lo siguiente: “Si los niños no necesitan meterse urgentemente en la bañera, es que no han jugado lo suficiente”. Esta es la premisa fundamental de una buena educación.

LA FELICIDAD NUNCA SE VA

La felicidad no tiene contrapuesto porque nunca se pierde. Puede estar oscurecida, pero nunca se va porque tú eres felicidad. La felicidad es tu esencia, tu estado natural y, por ello, cuando algo se interpone, la oscurece, y sufres por miedo a perderla. Te sientes mal, porque ansías aquello que eres. Es el apego a las cosas que crees que te proporcionan felicidad lo que te hace sufrir. No has de apegarte a ninguna cosa, ni a ninguna persona, ni aun a tu madre, porque el apego es miedo, y el miedo es un impedimento para amar. El responsable de tus enfados eres tú, pues aunque el otro haya provocado el conflicto, el apego y no el conflicto es lo que te hace sufrir. Es el miedo a la imagen que el otro haya podido hacer de ti, miedo a perder su amor, miedo a tener que reconocer que es una imagen la que dices amar, y miedo a que la imagen de ti, la que tú sueñas que él tenga de ti, se rompa. Todo tiempo es un impedimento para que al amor surja. Y el miedo no es algo innato sino aprendido.

El miedo es provocado por lo que no existe. Tienes miedo porque te sientes amenazado por algo que ha registrado la memoria. Todo hecho que has vivido con angustias, por unas ideas que te metieron, queda registrado dentro de ti, y sale como alarma en cada situación que te lo recuerda. No es la nueva situación la que le llena de inseguridad, sino el recuerdo de otras situaciones que te contaron o que has vivido anteriormente con una angustia que no has sabido resolver. Si despiertas a esto, y puedes observarlo claramente, recordando su origen, el miedo no se volverá a producir, porque eliminarás el recuerdo.

(Sacado de Internet)

RUMORES, las armas de la perfidia.

Hay que tener mucho cuidado con el tratamiento que se les da a los rumores. Con frecuencia sólo contienen una pequeña parte de la verdad. Jamás son claros y se deforman al pasar de boca en boca. En principio no son más que habladurías infundadas, apenas una suposición o simplemente un presentimiento. Pero las habladurías, alimentadas por la fantasía, a menudo contienen graves acusaciones que pueden llegar a tener un efecto devastador.
Lo que se cuenta sobre fulanito o menganito, sobre personajes destacados, vecinos o compañeros de trabajo o estudios, posee la desagradable posibilidad de hincharse cuantas más personas comenten, transmitan o metan mano en ello. En las tertulias y pasillos se divulgan los chismes y lo que sólo era un grano de arena, pronto se convierte en una montaña.
Un rumor malintencionado se convierte rápidamente en un "juicio" y la persona afectada es juzgada sin haber sido escuchada y sin presentar pruebas. En la gran mayoría de los casos, los rumores son difamaciones, calumnias, chismes insidiosos, que son las expresiones preferidas de la envidia y los celos. Ver la paja en el ojo ajeno y no ver la viga en el propio es el método más utilizado para descargar las propias frustraciones. A menudo son los propios afectados los últimos en enterarse de lo que se les imputa.
Lo malo de este tipo de mentiras, calumnias, chismes dañinos, es que parecen más sólidos y verosímiles a medida que se van extendiendo, porque éste o aquella "es capáz de eso", porque "eso lo sabe cualquiera" o "todo indica que es cierto". ¡¡Hay de aquél que se convierta en víctima inocente de un rumor!!...
Desgraciadamente los rumores son un arma de lo más apropiada para personas insidiosas. Son un veneno maligno y a menudo se extienden a velocidad del rayo y de modo descontrolado.
Por supuesto, hay también rumores que nos gusta creer porque son expresión de una esperanza. Sin embargo, tampoco éstos se deberían divulgar, pues las esperanzas frustradas dejan un sabor amargo.
El mejor caldo de cultivo para los rumores son los miedos generalizados. Es por ello que las peores sospechas y las habladurías insidiosas tienen un efecto especialmente desolador en épocas o situaciones difíciles.
Lo que a diario se supone, adivina o afirma sobre otras personas, peligros o acontecimientos inciertos no es, en la mayoría de los casos, digno de comentario. Una buena cantidad de rumores son lanzados con premeditación, otros sencillamente por diversión, o también con la intención de perjudicar a un contrario o a alguien que nos hace la competencia; es decir, para alcanzar fines en propio beneficio.
Aquél que deforma un rumor y lo divulga, se convierte en cómplice de la maldad o de las malas intenciones de otras personas. El inteligente, por el contrario, es aquél que no participa cuando la olla de los chismes está en plena ebullición, quien muestra indiferencia, de modo que el chismoso no pueda expandir su noticia.
Cuando uno mismo se da cuenta de que es víctima de un rumor, es importante no esconder la cabeza debajo del ala. Ellos sólo hace que disminuya la autoestima y además que los rumores se afiancen. Se impone el pasar al ataque; ello alivia y muestra a los demás que se es capaz de defenderse, que uno no se deja manipular por nada ni por nadie.

EL COMPUTADOR,... EL PC,... O EL ORDENADOR...

Yo, trabajo esporádicamente en casa,... además de hacer las labores diarias del hogar. Osea, en casa yo lavo, plancho, cocino, riego el jardín, hago aseo, ordeno, confecciono cortinas, y participo en el asesoramiento para personas con adicciones... Todo lo de casa es tarea y trabajo.... No soy fanática de las tareas de casa, pero las realizo. Tengo un hoobie, que es escribir versos,... y los edito en Internet.

Estuve un mes sin conexión a Internet,... porque viajé a vender mi casa. Un día decidí ir a un Ciber café, a ver mis correos,... quedé aterrada!!!... Me sometí a un sistema/lugar, donde todos están en unos cubículos hablando en silencio,... sintiendo en silencio,... amando en silencio, comprando en silencio, etc...

Bueno, abro mi correo y recibo una invitación para asistir a una conferencia on-line sobre un tratamiento para bajar de peso... relacionado con un laboratorio de medicamentos.

Me quedé pensando durante toda la mañana. Una charla on-line es una contradicción muy efectiva.

De regreso a mis trámites, en el bus,... se me ocurrió pensar en la relación entre el trabajo virtual y el ocio virtual. Me gusta el ocio, pero… ¿cuánto y cuál ocio virtual?...

La cantidad de personas que trabajamos desde una silla en cualquier lugar del mundo, cada vez somos más,... relacionándonos con cientos de personas a miles de kilómetros. Nos comunicamos vía email, por Chat, jugamos en red, encontramos pareja, nos vamos de vacaciones, compramos, nos divorciamos, montamos debates, nos estafan, y tantas otras cosas más!!!... Y casi todas estas cosas las hacemos en silencio, acompañados únicamente por el ruido de las teclas...

Me distraía la idea de lo que se me venía a la cabeza,... yo me siento frente al computador en mi casa a estar ratos en Internet,.... leyendo y haciendo poesías, comentando las mismas,... y a veces comunicándome con los míos, mi gente,... pero me perturbaba la idea de que si puedo asistir a una conferencia on-line… ¿Llegará el día en el que pase mi tiempo libre on-line? ¿tendré amigos virtuales en el otro lado del mundo con los que iré a un concierto on-line a través de video conferencia? ¿Iremos juntos a Pekín en un viaje de realidad virtual? ¿Veremos obras de teatro experimental en 3D?...

Y entonces la reflexión se hizo evidente. ¿Será un reemplazo de la comunicación humana?...
Eso depende de nosotros:... No alienarnos virtualmente consultando el tiempo que hace hoy,... en la pantalla del computador!!!,... Giremos la cabeza y miremos por la ventana...

Aprovechemos los avances tecnológicos sin dejar de cuidar las relaciones humanas y alimentarlas cada día....

Esto refleja una enfermedad emergente,... en una época en la cual nos encontramos con personas que inclusive fallecen por estar frente al computador durante días!! Cada vez se va perdiendo más el contacto con las personas, el estar frente a frente,... hoy es más habitual estar contactándose con letras a través de la pantalla o con una imagen, que estar con una persona en vivo y en directo conversando...

Yo creo que nada reemplaza una comida con los amigos, unas risas juntos, un espectáculo en un pequeño teatro donde se forma un ambiente y un “feeling” especial. Los desayunos con la familia, con compañeros del trabajo. El ir a visitar a amigos/as y compartir una once conversando,... Un café que acompañe la interesante charla con el amigo.... Ésos son sentimientos que te llenan y te hacen sentir persona de verdad!!!!....

Y QUÉ ES EL DESTINO??...

Y qué es el destino???....


Nunca estuve segura de si realmente creía en el destino o no... Siempre me llamaron la atención las casualidades, las cosas que ocurren inesperadamente, la magia que dura unos segundos...Me da un poco de miedo pensar en el futuro,... o mejor dicho,... no me gusta nada pensar en el futuro, ya que prefiero vivir el presente como si éste fuera mi último minuto. Sin embargo,.. cada día me sorprende más la cantidad de señales o casualidades con las que me encuentro últimamente. No intento buscar explicación a nada, porque quizás muchas cosas no la tienen... Quizás por eso,... me dejo llevar por este viento de marzo, la brisa del mar, me acurruco en el sofá, en el asiento de la ventana del autobús, pensando en lo hermoso de la vida, en hacer de ello poemas, o simplemente dejando volar la imaginación... Como diría un buen amigo "solo sé que no sé nada",... sin embargo, algo hay que me hace levantarme y acostarme con una gran sonrisa...

La importancia de apreciarse a sí mismo

No es difícil que por algunos días o por algún tiempo pasemos por estados anímicos en los que nos desanimemos y pensemos que todo vá mal... En estos días, luego de escuchar a algunos amigos que se sienten abrumados, como yo lo he pasado también en algunas ocaciones,... he decidido escribir acerca de lo que yo pienso y les diría a todo aquél que esté pasando por ésa etapa y también a los que nó,... para que lo tuvieran presente como una herramienta de conducta en nuestras vidas.

Las personas que están contentas consigo mismas y que consiguen mantener esa satisfacción interior durante toda la vida, pueden considerarse afortunadas. Su número no es muy abundante, ya que existen suficientes motivos para que uno se sienta decepcionado de sí mismo y rompa los lazos de amistad que lo unen con su otro yo.

Nuestros muchos errores nos irritan... En la vida siempre surgen contratiempos, y muchas de las desiciones en la vida privada o en el trabajo resultan ser equivocadas para uno mismo, para el compañero o incluso para los hijos. Porque, ¿¿ quién sabe en cada momento lo que es importante y correcto??... Y como nadie puede evitar las decisiones erróneas, en nuestro quehacer diario encontramos a muchas personas descontentas de sí mismas.

Muchas personas están convencidas de que habrían tenido que obrar de modo diferente al que lo hicieron y se reprochan ciertas decisiones cruciales, tomadas en un momento pasado, a lo largo de su vida. El estado de ánimo que les acompaña es un descontento permanente.
Uno de los primeros lugares en el catálogo de reproches lo ocupa el aspecto personal: el rostro, el peso, la estatura, la figura. A ellos se unen otros atributos y habilidades que, asimismo, se convierten en motivo de crítica personal. En el fondo, se trata de toda la gama de complejos de inferioridad y de la desesperación que se vive ante la contemplación de la propia insuficiencia. La crítica ajena se soporta mejor que la crítica personal haciendo oídos sordos ante los comentarios; por el contrario, las recriminaciones personales nos martirizan porque, al surgir de nosotros, no se pueden ignorar.

Sentirse descontento de sí mismo tiene su origen en sentimientos que atormentan debido a la inseguridad, la acusación personal y la decepción. Son maneras de pensar tergiversadas a las que nos debemos desacostumbrar. Los demás no son mejores que nosotros, lo que sí están más contentos de sí mismos. ¿¿Qué nos impide vernos con mejores ojos en lugar de rebajarnos siempre ante nosotros mismos??...

El trato que cada uno tiene consigo mismo debe excluir las recriminaciones y la compasión hacia sí mismo. Las personas que sólo ven sus propias debilidades y, al mismo tiempo, son incapaces de apreciar sus cualidades personales y puntos fuertes no existen.
Más aún, cada uno de nosotros debe buscarse amigos adecuados; personas que poseen una sensibilidad similar a la nuestra, altruistas, amables y con una actitud positiva ante la vida. En las sociedades en las que imperan los pesimistas de renombre decaen el sentido por la estima personal y su valor.

Muy importante, y a la cabeza de la lista de las cualidades positivas se encuentra la tendencia "a tratarse bien a sí mismo". Hágalo con con conciencia y disfrútelo. Haga todo aquello para lo que ha carecido de tiempo hasta ahora; concédase ése lujo... Dé un paseo un día de sol,... tómese una tarde libre,... sumérjase en la lectura de un libro de palpitante interés o en un bello recuerdo,... regálese ése algo que ha querido hace tiempo,... un abono para una larga temporada de teatro,... de cine, etc.

Nuestra creatividad es otra posibilidad de acceso a nosotros mismos y fortalece nuestra conciencia individual sobre nosotros. Practique una afición olvidada: escriba poemas, pinte, borde, fotografíe, trabaje en madera, esculpa, haga labores, posibilidades hay muchas... Perfeccione aquellos conocimientos que siempre le interesaron. El estudio, en particular, permite que la persona incremente sus conocimientos, profundice su capacidad de conscienciación, mejore el concepto que tiene de sí mismo y el grado de aceptación que goza entre los demás.
Recordemos de nuevo el método de la autosugestión positiva, consistente en reconocer nuestras cualidades. Pruébelo usted mismo, como homenaje al aprecio personal que se tiene. Comience a quererse...